Cataluña comprometida

La Península Ibérica ha sido súbdita de varios imperios y regímenes a través de los siglos, contribuyendo a la creación de culturas e identidades diversas en el área. Integral al carácter de las facciones es la manera de expresión. Hoy en día, existe una amalgama de lenguas moteando el país, España.

(“Lenguas y dialectos de España”, Pilar García Mouton. Madrid 1994.)

Una de las regiones, Cataluña, ha encontrado el prejuicio y la persecución desde que perdió su soberanía en 1714, especialmente bajo el liderazgo autoritario del déspota, Francisco Franco, entre 1939 y 1975. No obstante, el mantenimiento del catalán representaba una forma de resistencia a la represión que aguantaba la gente.

Screen Shot 2016-04-08 at 9.34.03 PM

http://www.panoramasnews.com/2015/11/24/la-independencia-de-cataluna/

Fervientemente nacionalista y conservador, Franco intentaba de erradicar elementos minoritarios dentro de la nación, abogando por la hegemonía de valores y costumbres puro castellanos. Para ejecutar sus propuestas, inició la censura, prohibiendo el habla de catalán ni en las escuelas ni en las iglesias. Aún el baile y la literatura catalán fueron reprimidos. Estas medidas retrógradas, sin embargo, no realizaron el éxito que se había imaginado Franco. A pesar de su opresión de las instituciones oficiales en Cataluña, la cultura catalán no solo sobrevivía, sino florecía. El escritor irlandés, Colm Toíbín, quien vivía en Cataluña durante esta época, describe como el catalán dura la subyugación: “It’s not a matter of blood. It’s not a matter of religion. It is merely a matter of speaking the language and living here with a view to permanence.”

Fundamental para el desafío de Franco y la preservación del catalán fue su uso en la vida cotidiana. Entonces, después de la muerte de Franco, el gobierno implementó una política de restauración, capitalizando en los esfuerzos de los ciudadanos insolentes. Además, la constitución promulgada en 1978 establece el castellano como la lengua nacional, pero también permite a otras co-oficiales en distritos autónomos, aunque no las tienen el mismo estatus popular.

Actualmente, hay un movimiento en Cataluña, donde está Barcelona, para lograr la independencia. Los residentes todavía experimentan discriminación contra su lengua, pero por caminos menos explícitos, como en la centralización de administración educacional bajo una secretaria que quiere “españolizar” a los niños. En 2014, 80% de los catalanes apoyaron a la secesión para obtener más libertad en los asuntos económicos, políticos y culturales, pero el gobierno en Madrid no ha sido amigable.

Screen Shot 2016-04-08 at 9.32.56 PM

http://www.ibtimes.co.uk/scotland-got-its-referendum-all-catalunya-gets-threats-repression-1467377

No hay una solución sencilla para resolver estas cuestiones con raíces antiguas, pero la historia nos cuenta que los catalanes tienen una habilidad impresionante de aguantar.

 

 

Recursos Consultados:

Artur Mas, “A Referendum for Catalonia,” The New York Times, September 10, 2013.

Jonathan Blitzer, “War of the Words,” The New York Times, December 18, 2012.

Irene Boada, “How Catalán Survived,” The Atlantic, September 26, 2015.

Caitlin O’Connor, “How Catalan Culture and Identity Survived the Franco Regime,” Occidental College URC Student Scholarship, 2000.

Liz Castro, “Interview with the Irish novelist, author of “Homage to Barcelona” and also “The Testament of Mary” which premieres this week at the Teatre Grec,” Vilaweb, July 11, 2014.

Mike Konrad, “Spain Breaking up Again?” American Thinker, December 4, 2015.

Advertisements